viernes, 27 de marzo de 2015

Sectas Modernas ¿Sabes cómo reconocerlas?

El término castellano «secta» proviene del latín seqüi: seguir, que se aplicaba a las escuelas de Filosofía de donde viene sectátor y sectatorios: ‘adherente’, ‘seguidor’, y se refiere a ‘seguir a un maestro o líder’.
El concepto clásico señala que una Secta es el conjunto de seguidores de una doctrina religiosa o ideológica concreta. El término se usaba originalmente solo para aludir a partidos o comunidades de personas con afinidades comunes (culturales, religiosas, políticas, esotéricas, etc.), que a través de sus enseñanzas o ritos se diferenciaban de otros grupos sociales. Sólo posteriormente adoptó el sentido secundario de «herejía», o creencia y grupo disidente que se separa de las religiones mayoritarias.

Podríamos decir que actualmente el concepto de Secta ha cambiado, pues hoy en día estos grupos ya no necesariamente están relacionadas a una disgregación religiosa o ideológica, ni mucho menos sus miembros son renegados sociales o de alguna iglesia mayoritaria, sino más bien, las Sectas Modernas tratan de mostrar una falsa postura de apertura, libertad de pensamiento y libre albedrio para con sus miembros, lo que junto a otras características que se mencionarán más adelante, van a ofrecer una imagen diferente de la idea común de Secta que tiene la gran mayoría de personas.
Pero, ¿Cuál es esta idea común de Secta que ha perdurado en las últimas décadas en la mente de la mayoría de personas? Seguidamente se mencionan algunas de las características más importantes de este conocimiento popular acerca de lo que son las sectas:
·         Autonomía: La secta es un refugio donde se puede rechazar la sociedad, sus valores e instituciones. Todo es sustituido por la propia comunidad. Aquí se conservan puros, perfectos, salvados.
·         Salvacionismo: Sólo los miembros de la secta son "elegidos", aceptados por Dios. Y como estamos en los últimos tiempos hay que prepararse para la salvación.
·         Fraternidad y Culto Emocional: Se resaltan las vivencias personales y la experiencia religiosa, se trata de fomentar un clima de fraternidad entre los miembros. En el culto se favorece todo lo que llega al sentimiento como cantos apropiados y testimonios. Se crea una dependencia psicológica del líder y del grupo.
·         Militarismo Voluntario: Para ser miembro de una secta es preciso una adhesión voluntaria y libre a sus valores y normas. La secta exige ser miembro "vivo", "militante", y "activo"; está constituida por miembros voluntarios, aunque en algunos casos, después de ciertas etapas tienen exigencias de permanencia para conservar sus "secretos".
·         Exclusivismo: El carácter exclusivista del medio en que vive el individuo hace que abandone el estudio, amigos, incluso familia, dedicando todo su tiempo a la secta.
·         Temor y Moralismo: A menudo sucede que los hombres actúan por temor más que por amor. Está presente la amenaza de la condenación, de que el fin está próximo.
·         Autoritarismo y Obediencia: El grupo secta debe funcionar perfectamente. Para ello, nada mejor que una autoridad que mande con decisión. Esta viene del maestro que ha tenido una "experiencia" peculiar o "revelación". Por lo mismo lo que viene del maestro o líder no se discute, sino que se acepta "obedeciendo ciegamente".
·         Perfeccionamiento Individualista: Más que ante las masas, las sectas se presentan ante el individuo prometiéndole la perfección. Ellos dicen ofrecerles una salvación inmediata y atrayente.

Diversos enfoques acerca de las Sectas Religiosas
En esta época, varias de estas características comunes ya no aplican para muchas de las denominadas Sectas Modernas, la mayoría ligadas a conceptos como Nueva Era, Escuelas Esotéricas, Ordenes Iniciáticas o Sociedades Secretas que generalmente no son más que “sucursales” o subgrupos de movimientos mayores como la Masonería, Gnosis, Rosacruces y demás, originados por la pseudo-independencia de alguno de sus miembros, quien decide liderar su propia vertiente supuestamente motivado por “designios divinos”.
El sociólogo alemán Max Weber distingue a las «sectas» de las «iglesias» sobre la base de sus mecanismos de crecimiento: sectas son comunidades dinámicas, en las que el individuo, debido a una decisión personal y solamente después de un minucioso examen por parte de la secta, se afilia. En contraste, las iglesias, son aquellas en las que se hereda una identidad cultural.
Según el sociólogo ingles Bryan Wilson, las características más generales de las sectas religiosas son las siguientes:

  •      La asociación es voluntaria, aunque puede ser inducida o fomentada.
  •      Una afiliación que puede presuponer cierta exigencia personal comprobada o sometida a examen por las autoridades del grupo.
  •      Puede existir una pretensión de exclusividad, por lo que sanciona con la expulsión a los que contravienen a la doctrina, preceptos morales u organizativos del grupo.
  •      Puede existir una pequeña élite de personas a las que se les asigne un conocimiento o habilidades especiales.
  •      Aspiración a la perfección personal (cualquiera que sea el modo en que ésta se conciba).
  •      Afirmación real del sacerdocio de todos los creyentes.
  •      Posibilidad de que los miembros expresen voluntariamente su compromiso.

Las cinco “S” de las Sectas Modernas
Según las características de las sectas religiosas citadas por Wilson, podemos comprobar que en mayor o menor medida son también características de las actuales Sectas Modernas, que no serían otra cosa que una “evolución” de sus antecesoras sectas religiosas. Podemos también mencionar otras características que nos van a indicar de manera más certera como identificar una Secta Moderna, las que se resumen en las denominadas “5 letras S” o  “5 Eses”: Secretismo, Suficiencia, Soberbia, Sumisión y Sociedad.

Secretismo: Los conocimientos y la información que se maneja dentro de la secta quedan dentro. Los miembros son obligados a no compartir los conocimientos o la información que aprende dentro de la secta con personas ajenas a ésta, incluyendo a su propia familia y parientes cercanos. Esta es una forma sutil de adoctrinamiento al oscurantismo bajo el precepto de “no eches perlas a los cerdos” (en referencia al resto de la sociedad supuestamente no apta para tener los conocimientos de la secta), algo muy común en movimientos sectarios religiosos mucho mayores mencionados líneas arriba, siendo algo que va en contra de la apertura y liberación de la información.

Suficiencia: Los miembros de la Secta, creen que están en el “lugar indicado”, creen que lo que aprenden allí es lo “justo y necesario” y no necesitan saber más, mucho menos buscan acceder a otros tipos de informaciones ajenas a la secta, pues consideran que “no les va a servir para su desarrollo personal”. En consecuencia, siguen ciegamente la información que el líder les imparte de forma atractiva, quedando encandilados por todo lo que escuchan y aprenden.

Soberbia: Como consecuencia de la Suficiencia surge inmediatamente la Soberbia, con el tiempo los miembros se sienten satisfechos de lo que saben y al ser información que la manejan solamente entre ellos y es ignorada por los demás, el ego les hace una “mala jugada” y terminan sintiéndose muy “ilustrados” en temas trascendentales como la Espiritualidad, la Vida, el Universo, Dios, etc.

Sumisión: La palabra del líder es lo único que cuenta y no puede ser cuestionada. Los demás miembros mantienen una postura completamente sumisa para con el líder, su palabra nunca es rebatida y si en algún momento alguno de los miembros se aventura a cuestionarla es inmediatamente tomado como una ofensa y/o es mal visto por los demás miembros. El principal motivo de esto es porque el líder es considerado como una persona “más evolucionada” o que va por delante espiritualmente con respecto a los demás.

Sociedad: El líder, o incluso algunas de las autoridades de la secta, siempre forman parte de algún movimiento o sociedad sectaria mucho mayor (esto es algo que ignoran en su completa complejidad los demás miembros). El líder se convierte en un “fundador” o “relevo” de una nueva vertiente para ganar adeptos que indirectamente y sin saberlo “trabajan” para la sociedad sectaria. Esto también le permite al líder mejorar su posición dentro de esa sociedad a la que pertenece, ocultando muchas veces intereses personales y/o para con su sociedad.

Como habrá podido darse cuenta amable lector, este breve articulo busca ofrecer una idea de cómo vienen operando hoy en día las Sectas Modernas, las cuales como ha podido ver, se desarrollan y desenvuelven de una manera diferente al concepto común de secta que maneja la mayor parte de la población. Espero este articulo lo ayude a reconocerla, quizá usted sin saberlo esté formando parte de una de éstas, es momento de un periodo o era de luz y libertad de información, no permitamos que sociedades secretas que vienen operando por siglos nos sigan manipulando estratégicamente utilizando nuevas técnicas y aprovechándose de la búsqueda espiritual y necesidad de hallar respuestas de los seres humanos.
Recuerde, la búsqueda de la verdad la consigue cada uno a través de sus sentidos, intuición, razón y discernimiento. No existe necesidad alguna de hallar la verdad a través de intermediarios sectarios, pues finalmente todos los caminos individuales nos llevaran a la misma Meta Trascendental.

Referencias:
Wikipedia y Catholic.net

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal